Soy Morelos
Nacional

Consume tu recalentado de una forma segura – El Sol de Cuernavaca

En esta temporada hay personas que preparan grandes cantidades de comida para celebrar con familiares y amigos. Es común que el sobrante se coma en días posteriores en lo que llaman “el recalentado”, pero ¿qué tan seguro es?

De acuerdo con Agustín López Munguía, investigador del Instituto de Biotecnología (IBT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al guardar los alimentos es fundamental pensar en la degradación microbiana.

“En general siempre hay un deterioro por la presencia de microorganismos en el medio ambiente, cuando uno piensa en guardar un alimento en realidad en lo que tiene que pensar es en protegerlo de la degradación microbiana; muchos alimentos de manera natural sufren descomposición al ser sensibles a la temperatura, y al oxígeno”, explicó López Mungía.

Refirió que lo más sencillo es la refrigeración, al señalar que una mala práctica podría desencadenar diferentes bacterias que podrían afectar severamente a la salud de las personas.

Dijo que al notar cierto comportamiento en alimentos como cambio de color, olor y sabor no se deben de consumir.

La congelación es una práctica que todos usan cuando el recalentado sobrepasa el hambre de todos o, bien, cuando se ha comido por demasiados días; en esta técnica se recomienda que las temperaturas sean menores a cero grados centígrados.

“Desde luego que si llevamos la vida de los microorganismos a nivel cero, que es prácticamente congelarlos, no hay actividad de microorganismos por eso se conserva por un periodo más largo”, explicó López Munguía.

A pesar de las diferentes técnicas de preservación, el Investigador López Munguía extendió una serie de recomendaciones para evitar que los alimentos se deterioren.

Una de ellas es no congelar (hablando de la práctica más común) los alimentos cuando empiecen a mostrar signos de descomposición, puesto que someterlos a bajas temperaturas solo retrasa la descomposición, mas no la evita.

Si el alimento lleva un tiempo preparado y se congela y ya tiene cierto nivel de descomposición, al descongelarlo podemos exponernos a la descomposición que ya tenía al momento de ser guardado, lo mejor es que se congelé sea recién preparado”, dijo el Investigador.

Otra de las recomendaciones y tomando en cuenta las fechas decembrinas, alimentos como pierna, pavo, lomo, o pollo de gran tamaño, lo ideal es congelarlos en porciones más pequeños, ya que al congelarse o refrigerarse en grandes volúmenes, el proceso de enfriamiento puede ser tardado o irregular, además de que las características de cada nevera pueden variar.

Cabe mencionar que al tratarse de refrigeradores o neveras de uso domésticos, los cortes en la electricidad o apagones pueden provocar que las personas no se den cuenta, y los alimentos comiencen un proceso de descongelación, por ello, la recomendación es que se esté revisando constantemente la temperatura, y no dejar que los alimentos estén mucho tiempo congelados.

“Si cuando se congelan los alimentos estaban recién preparados es muy probable que puedan conservarse varios meses (dos o tres) en congelación. La gente puede estar segura si originalmente el alimento congelado estaba en las condiciones antes mencionadas”, mencionó.

Señaló que lo principal para evitar daños en la salud son los procesos de preparación, ya que deben realizarse con las medidas de sanidad recomendadas, la vida de los alimentos será prolongada y segura.

De acuerdo con el portal educativo del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de la UNAM, los factores que pueden influir en la aparición de microorganismos en los alimentos son la humedad, la temperatura y el pH, que ayudan en la proliferación de bacterias, mohos y levaduras, haciendo así que su ingesta sea dañina para la salud.

Rompiendo tabús

El investigador del IBT López Munguía señaló que hay dos creencias que las personas suelen tener y que pone en riesgo su economía y su salud:

“Si el alimento empieza a descomponerse, con reiterar la parte fea se puede consumir”, lo que es falso.

Y es que una vez que comienza el proceso de descomposición, todo el alimento debe de ser desechado ya que se ha expuesto a las mismas condiciones por las cuales empezó el proceso de oxidación; por lo que consumirlo podría dañar la salud.

Una vez que los alimentos se hayan desechado es importante desinfectar el área en la cuál tuvo contacto para evitar que los demás alimentos se contaminen.

“No puedo guardar la comida caliente porque se echa a perder”: falso.

Si bien no es recomendable que los alimentos calientes se guarden en la nevera, no se debe a que puedan descomponerse, sino que debido al tiempo que tarda en enfriarse algo caliente, hay un mayor gasto de energía eléctrica, por ello la recomendación es congelar o refrigerar los alimentos a temperatura ambiente.

Es importante seguir las recomendaciones para consumir de manera segura y confiable el tradicional y delicioso recalentado en estas fechas.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Nuevas Reglas | Reubicar el memorial – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos

Ratifican sentencia a El Marro, líder del cartel de Santa Rosa, por 60 años de cárcel – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos

Zacatepec, el municipio con el aire más contaminado en el país – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos