Soy Morelos
Nacional

El musico recientemente publicó un segundo libro de poemas y el disco Greta Garbo. Bunbury está de vuelta – El Sol de Cuernavaca

El breve mensaje que dio Enrique Bunbury al presentar el álbum Greta Garbo ante sus fans mexicanos hace unos días, despertó la ilusión de verlo nuevamente en el escenario. “Me alegra mucho estar de vuelta, estar presentándoles estas canciones, que he hecho en un momento un tanto crítico. Agradezco vuestra presencia. Qué más puedo deciros si no es que cuídense y nos estamos viendo muy pronto”, dijo entonces. Horas después, en sus redes sociales, anunció una corta gira para 2024, que inicia en la Ciudad de México el 8 de junio; el 12 se presentará en Guadalajara.

El artista, de quien recientemente se editó un segundo poemario, marcado por la psicodelia, responde por escrito esta entrevista a El Sol de México.

Puede interesarte: Enrique Bunbury anuncia conciertos en México: “me alegra estar de vuelta”

ENTRE EL AISLAMIENTO Y LA ESPERANZA

-¿En qué contexto surgieron las canciones de tu reciente disco, Greta Garbo?

-La mayoría de las canciones de este álbum las escribí durante el periodo de confusión y cancelación de la gira del 35 Aniversario del 2022. Son hijas de su tiempo y de unas circunstancias muy complicadas. El problema que tuve con el humo del escenario que me causaba una reacción respiratoria y que afectó a mi garganta. Esas canciones hablan del aislamiento y la esperanza de un nuevo horizonte.

-¿Cómo relacionas la figura de Greta con tu carrera?

-Greta Garbo es un símbolo del abandono voluntario de la actuación. En mi caso era forzoso, debido a los problemas que te contaba. Durante el periodo de composición de los temas, su figura me resultó una buena metáfora de lo que me estaba ocurriendo. Ella, después de la transición con éxito del cine mudo al sonoro, de manera inesperada anunció su retiro a una edad muy temprana. Para mí, durante todo ese periodo fue un faro, una guía. Saber que existen otras formas de encarar tu crecimiento personal y que los escenarios no iban a ser parte fundamental de mi vida a partir de entonces; que la parte creativa, componer canciones, escribir, iba a ser el único centro en lo que haría a partir de entonces.

-El disco tiene mucho de retrospectiva y, como sucede en De vuelta a casa, da la sensación de que eres un Ulises que ha regresado al hogar. ¿Qué tienes que decir de todo ese viaje que fue el rock?

-Fue un vaivén emocional. Había días que consideraba que era el final de mi carrera y posteriormente empecé a pensar que sólo cambiaba el foco. Que podía dedicar más tiempo a escribir y componer, para mí y para otros. Así pasé de cierta desesperación a la esperanza de un horizonte lleno de posibilidades.

LA DUPLA CON ADÁN JODOROWSKI Y EL REGRESO A LOS ESCENARIOS

-¿Qué tanto ha cambiado la industria y cómo te cambió a ti?

-Todo cambia y evoluciona. Hace tiempo que el rock no se interpreta como en los 50, pero es lo lógico y normal, es parte de la mutación de un género. La industria ha cambiado y seguirá haciéndolo. Son otras las formas en las que se consume la música, pero eso no tiene tanta importancia, siempre fueron cambiando los formatos. Del disco de piedra al vinilo, al casete y el CD. Y otros tantos formatos que no funcionaron. Que ahora vivamos en un momento en el que streaming tiene un peso mayor, es otro paso. No sabemos cómo evolucionará el mundo ni la industria en el futuro, lo importante seguirá siendo el contenido.

-Parece que el rock y el arte en general han perdido el impacto social que llegaron a tener, pero en tu disco aún se percibe un halo de esperanza, ¿cómo la mantienes?

-No lo creo. Pienso que la música y el cine, se consumen más que nunca. La literatura y la pintura siempre fueron artes que precisan de un esfuerzo mayor, por lo que no fueron nunca tan mayoritarias. Mi esperanza siempre está en que el arte llega a quien tiene que llegar y evita todas las dificultades. Por supuesto que hay jóvenes menos atentos ahora, pero ese es su problema. Ya descubrirán que hay cosas en la vida que merecen la pena de verdad, por su calado y profundidad y que hay otras que son superficiales y no aportan nada.

-¿Por qué decidiste trabajar con Adán Jodorowsky, y qué aportó a tu música en este nuevo material?

-Creo que fue una bendición trabajar con Adán para este proyecto. Venía de muchos discos autoproducidos y ceder terreno y dejar que me ayudara a buscar un nuevo contexto para mis canciones y mi voz fue un acierto. Creo que ha refrescado mi sonido y hemos hecho, juntos, un disco que me emociona especialmente.

-Acabas de anunciar nuevos conciertos, dos de ellos en México, ¿cuál fue la motivación que te impulsó a regresar a los escenarios?

-Pasados varios meses desde la cancelación de todos los conciertos y muchos test y pruebas, conseguimos dar con la causa de todos mis problemas. Al saber que el problema era exterior, el glicol, un componente químico del humo de los escenarios, y que no estaba enfermo ni tenía ningún problema de salud, me replanteé la posibilidad de hacer algún show.

“Mi idea es hacer conciertos puntuales. Serán cinco shows en 2023 y cinco en 2024. No quiero comprometerme con más. Prefiero seguir centrado en la composición y la escritura. Hacer estos pocos conciertos es una nueva vía que veo para poder equilibrar mi vida de otra manera, distinta de cómo lo hacía hasta ahora. Dudo que vuelva a realizar una gira como antaño. Prefiero concentrarme más en la calidad y menos en la cantidad”.

VIAJE POÉTICO DEL EXILIO A LA PSICODELIA

-Otra novedad es la salida de tu segundo poemario, MicroDosis, ¿cómo surgieron estos poemas?

-Mi poemario anterior, Exilio Topanga, era una reflexión sobre los cambios que vislumbraba en el barrio donde vivía entonces, en West Hollywood y la evolución de la ciudad de Los Ángeles. Era una mirada hacia afuera, social. Para éste comencé proponiéndome la experiencia de utilizar microdosis de psilocibina durante el proceso de escritura y dio como resultado una reflexión sobre el arte, los artistas y sus musas.

-¿De qué manera estas sustancias pueden impulsar la creatividad?

-En mi opinión, la creatividad es algo que está en todos nosotros. Atreverse a exponerla en público es algo más complejo que no todos queremos hacer. En mi caso, la experiencia con la micro dosis no fue más que anecdótica. Quise investigar cómo podía ayudar a permanecer conectado con ese estado de inspiración y mantener el hilo que nos une con la Matriz divina de la que surgen todas las ideas.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

-Aparte de esta influencia psicodélica, ¿quiénes son tus referentes dentro de la poesía?

-He leído mucha poesía a lo largo de mi vida y es difícil hablar de influencias concretas sin dejarme mucho por citar. Creo que tanto la poesía beat y la experiencia norteamericana, así como los novísimos de la poesía española han sido definitivos en mi crecimiento como escritor. Podría citar a Allen Ginsberg, Anne Sexton, Langhston Hughes, William Carlos Williams, Gil de Biedma, Ángel González, Mayarit.

-¿Qué es para ti la poesía?

-La poesía es una abstracción y una búsqueda de la belleza a través de las palabras. Escribir canciones es un proceso parecido, pero con diferencias claras. Quise además que mi acercamiento a la poesía encontrara una nueva voz, distinta a la de mis canciones. La libertad que otorga la poesía es mucho mayor, por extensión y forma. No estás sujeto a la métrica concreta de una melodía, ni necesitas de la distinción entre estrofas y estribillos. He disfrutado mucho de acercarme al género y me encantaría seguir publicando, si sigo contando con el apoyo editorial y la atención del público.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

SAPAC invertirá 300 millones en rehabilitar pozos de agua – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos

¿Shakira plagió canción contra Piqué? Cantante habla sobre nueva sessions de Bizarrap – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos

Olmecas tropieza con Wilcast México en la Liga OFAMO – El Sol de Cuernavaca

Soy Morelos